viernes, 23 de febrero de 2007

Era de esperarse...

Ahora con el juguetito este del YouTube.com tuve a bien ponerme a recordar viejos tiempos en los que además de escuchar cuentos, actuar en teatro infantil, tomar clases de ballet y escuchar a los Hermanos Rincón y el Pro Música de Rosario, también estaba clavada con una de las obsesiones más ridículas que haya yo tenido en mi vida: PARCHIS. ¡Chale! Pensé mucho en no escribir esta entrada (qué pena... jajaja), pero bueno... ni modo... si alguien ha de balconearme seré yo solita. Tal vez alguien más, ¡pero primero yo! Mientras veía estas imágenes me puse a pensar
¡Cómo no va a ser Brian Molko la fuente de mis chaquetas mentales más intensas si cuando era niña Tino era mi modelo masculino para mi fascinación y Gemma mi modelo femenino a seguir! Desde ahí se veía mi desviación mental... ¡todo queda explicado! ¿Ven?

4 comentarios:

Itzel dijo...

Es el que se quedó manco? :P
jeje, a mi no me encanta parchis, pero es divertido verlos

Ana Gabriela Sandino dijo...

Que cosas tiene la vida Mariana..!
Yo publique un post similar en dic.06:

http://myowngreenlife.blogspot.com/2007/01/desde-parchis-my-chemical-romance.html

Y en verdad, lo recuerdo como algo muy grato, porque es una de las mejores épocas que me tocó vivir, a pesar de que mis gustos musicales no fuera hiper wow...

Pero queda claro y para no pelear... YO SOY LA FICHA ROJA!

See you..!

Carlos Du dijo...

Bueno todos tenemos "desviaciones" y "desvarios", yo por ejemplo (auque me duela aceptarlo) soy americanista; algo imperdonable para un sociólogo, jeje.

Mariana dijo...

Itzelita: Sí, es el que perdió el brazo izquierdo... es el manco de Parchis. ¡Claro que es divertido! Me la pasé genial viendo esos videillos.

Ana: ¡Qué cosas! Ya visité tu post y me latió mucho. Lo malo es que tu video ya no estaba disponible y creo que debió estar bueno.
Y ya sabes... ¡yo soy la ficha verde!

Carlos: Jajaja. Claro, desviaciones graves en este caso, pero bueno... ¡qué tanto es tantito desvío! Creo que no quedé tan mal después de todo... y bueno, ya vemos cómo tú también tienes lo tuyo... ¿a qué crees que se deba?